Cómo vencer una meseta de pérdida de peso

meseta de pérdida de pesoSe sabe que ha llegado a una meseta de pérdida de peso cuando se ha ido perdiendo peso de manera bastante fácil y consistente y de repente deja de adelgazar, a pesar de que todavía está siguiendo fielmente su plan de dieta y hace ejercicio regularmente. Estar en una meseta de pérdida de peso puede ser muy frustrante, y puede llegar a desanimar completamente  y dejar de tratar de bajar de peso por completo. Esto sería una gran pena, estar en una meseta es muy común durante un plan para bajar de peso, y puede superarse con bastante facilidad.

¿Qué causa una meseta de pérdida de peso?

La primera vez que inicie un plan para bajar de peso, un rápido descenso de peso para las primeras semanas es normal, ya que el cuerpo quema las reservas de glucógeno para producir energía, lo que libera el agua y grasa almacenada. Una vez que las reservas de glucógeno son liberadas, por lo general disminuye entre 500 gr a 1 kilo a la semana.
La tasa metabólica de la velocidad a la que el cuerpo quema calorías, también se desacelera en respuesta a una dieta.

Cuando la ingesta de calorías se restringe, el cuerpo piensa que hay una hambruna, y reduce la tasa metabólica en respuesta a esta amenaza. Esto se conoce como “modo de inanición” y significa que el cuerpo necesita menos calorías para funcionar por lo que se deja de bajar de peso. Un período de estancamiento también podría ocurrir si se pierde peso rápidamente y se pierde músculo en lugar de grasa, el músculo requiere más calorías para funcionar.

¿Cómo se supera una meseta de pérdida de peso?

No se preocupe. Hay algunas técnicas que puede intentar para superar una meseta y conseguir poner nuevamente en marcha su pérdida de peso. En primer lugar, asegúrese de que no ha comenzado a caer en viejos hábitos. Después de unas semanas en un plan de dieta puede ser muy fácil dejar de medir los tamaños de las porciones, complacerse con un pequeño capricho o salir de la costumbre de hacer ejercicio. Mantenga un diario de comidas durante la semana para asegurarse de que no está dejando pasar las cosas.

Revise sus calorías. Asegúrese de que no ha suprimido demasiado, comer menos de alrededor de 1250 calorías al día puede animar al cuerpo para entrar en “modo de inanición”. Si está comiendo menos calorías que esto, trate de aumentarlas y aumentar la cantidad de ejercicio que hace. Si está comiendo más, trate de cortar su consumo de calorías de 100 a 150 calorías al día.

Aumente su actividad física. Asegúrese de hacer ejercicio con regularidad, y encontrar formas de incorporar la actividad en su rutina diaria. Si ya tiene una rutina de ejercicios, su cuerpo podría haberse adaptado a ella y ya no le resulta difícil. Ya sea aumentando la cantidad de ejercicio que haga o cambie sus rutinas de ejercicio.

Añada un poco de variedad para mantener su cuerpo desafiado y activar su metabolismo.
Estar en una meseta de pérdida de peso no tiene por qué significar el fin de su plan para bajar de peso. Haciendo algunos ajustes a la forma de comer y su rutina de ejercicios le ayudará a vencer la meseta y comenzar a bajar de peso nuevamente.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Claudia L. Di Paola como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos se realiza solamente para responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en los servidores de Banahosting.  Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a adelgazar @ opcionnatural.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.